Carrito de compra

¿Por que debemos exfoliar nuestra piel?

Sabemos que la piel es el órgano más grande del ser humano y es por eso que debemos de cuidarla, ya que esta es la primera capa que nos protege de la contaminación y de los rayos UV.

La piel se renueva de forma espontánea cada 28 días aproximadamente, cuando las células muertas se desprenden de la capa externa de la piel de forma natural. Las células enfermas o muertas son reemplazadas por células nuevas en perfecto estado.

Sin embargo, con el paso del tiempo y en épocas de estrés y cansancio, la renovación tarda más. Como consecuencia, la piel empieza a mostrar signos de resequedad y poca oxigenación. Al no reemplazar las células muertas, la piel se marchita y luce apagada y envejecida.

¿Cómo podemos ayudar a nuestra piel?

Por eso es vital complementar la limpieza, hidratación y protección del rostro con una exfoliación semanal. Es decir, ayudar al proceso natural de la piel con algún producto que remueva las células muertas para darle paso a una renovación celular de la dermis.

La exfoliación asegura una regeneración efectiva al permitir que la piel quede más permeable y lista para absorber los nutrientes y principios activos de los productos humectantes y de rejuvenecimiento. Asimismo estimula la oxigenación celular.

¿Cómo podemos exfoliar nuestra piel sin causarle daños?

Sabemos que los tipos de piel son muchos y muy diferentes entre sí, algunos de los productos que podemos encontrar en las tiendas pueden incluso dañarla; es por eso que debes de considerar estos puntos al momento de adquirir alguno:

  • Que sea hipolergénico.
  • Que tenga algún componente hidratante.
  • Que no sea irritante.
  • Que no sea grasoso.
  • Para piel seca, sensible y mixta el gránulo debe ser normal o pequeño para que no maltrate la piel.
  • Para piel grasosa el grano debe ser más grueso, con el objetivo de que remueva no solo la grasa sino la piel muerta.

¿Existen otras opciones para exfoliar la piel?

Las opciones son variadas y también ajustables al bolsillo de cada persona, incluso se puede decir que las consecuencias de utilizar productos más naturales dejan resultados aún mejores.

Existen diferentes tipos de mascarillas que puedes realizar con productos que podemos encontrar en nuestra propia alacena, por ejemplo:

  • Avena
  • Azúcar (preferiblemente morena)
  • Pasta de arroz
  • Sal marina
  • Limón

Dependiendo de que tratamiento quieras realizar a tu piel, los ingredientes podrían cambiar, pero es un punto a considerar antes de aplicar cualquier tratamiento a tu piel.

 

En Sana Banana sabemos la importancia de cuidar tu piel y con estos tips ayudamos a que nuestros clientes estén conscientes y bien informados de las opciones con la que pueden hacerlo.

Deje su comentario